Moacir III

Trailer

Sinopsis

Moacir Dos Santos es un cantautor brasileño que disfruta de su libertad luego de haber vivido durante años en el hospital psiquiátrico Borda. 

Ejemplo de fortaleza, el protagonista, irá tras el sueño de filmar su propia película. Así, de la mano del director Tomás Lipgot el cine inunda la pantalla, en la cual Moacir representará sus fantasías y sus miedos en un acto de sanación audiovisual.

“Moacir III” traspasa la locura, convirtiéndose en una experiencia cinematográfica repleta de música y emociones.

Duermevela en coproducción con Miração Filmes presentan, con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Agencia Nacional do Cinema (ANCINE) y el  Banco Regional de Desenvolvimento do Extremo Sul (BRDE).

Dirección: Tomás Lipgot
Guión: Moacir dos Santos & Tomás Lipgot
Producción: Tomás Lipgot & Sergio Roizenblit
Producción ejecutiva: Mauricio Mancovsky & Marina Puech Leão
Montaje: Bruno López
Dirección de fotografía y Cámara: Javier Pistani
Música: Moacir dos Santos & André Ricardo
Director de sonido: Hernán Severino
Dirección de arte y Vestuario: Marcela Vilariño
Administración: Teresa Ogas
Maquillaje y peluquería: Laura Moreno
Dirección de Producción: Marisa Reis
2017- 91 minutos- HD. Sonido 5.1 / Argentina-Brasil / Apta para mayores de 13 años.

Elenco
Moacir dos Santos – Ruy Alonso – Tomás Lipgot – Sergio Pángaro – Noelia López -Dante Mancovsky – Damián Ubeda – Marisa Barcellos – Jenny Giménez

«Este documental muestra a un personaje tan querible como sorprendente.» 
Gaspar Zimerman: Diario Clarín 

«Con una excelente fotografía y una música de pegadizos ritmos, Tomás Lipgot logra así retrotraer a la pantalla, con gran emotividad, un personaje tan fascinante como querible.» 
Adolfo C. Martínez: Diario La Nación 

«Este viaje por la locura es, también, un documento sobre la creatividad, las ganas de vivir y crear, la tristeza y la alegría de ser quien se es. Una pequeño y poderoso film para ver sin ningún prejuicio. (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)» 
Leonardo D’Espósito: Revista Noticias 

Nuevo acercamiento de Tomas Lipgot al universo de este excéntrico personaje en una inclasificable propuesta con música, escenarios y mucha pasión. Rolando Gallego, Lúdico y Memorioso

Cuando un film no traiciona principalmente al público; cuando muestra todos sus juegos a riesgo de que el truco pierda eficacia y sorpresa, es cuando en definitiva este film funciona.
Pablo Arahuete. CineFreaks

Bafici 2017- Sección “Artes”
Festival Construir- Competencia de largometrajes nacionales
MARFICI 2017- Sección “Introspectiva”
Festival de cine de las alturas, competencia Internacional de documentales
34 Festival Internacional de Bogotá, Colombia, Competencia Internacional de documentales
FENAVID, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, Competencia Internacional de documentales
41 Mostra internacional de Cine de San Pablo, Competencia
23 Festival Internacional de Santiago del Estero, Competencia oficial 2018
INEDIT  Brasil 2018
China 2018
Cine de mar 2018 Uruguay
Otros Cines 2018, San Nicolás

Moacir III fue un proyecto, ahora afortunadamente devenido en película, que en lo personal me costó mucho poder atravesarlo. Supongo que fue por la naturaleza experimental del mismo. Si bien había un guión lleno de hipótesis –que luego la mayoría se fueron cumpliendo– la incertidumbre me carcome hasta avanzado el montaje, etapa en la que las fichas se acomodaron magistralmente.

Haciendo un poco de historia de la “Trilogía de la Libertad”, conocí a Moacir en el año 2005 cuando estaba investigando personajes para el documental “Fortalezas” (2010). Me acuerdo patentemente aquel domingo en el hospital psiquiátrico Borda, donde Moacir estaba internado. Apenas lo conocí me cantó enfáticamente una canción. Había allí una potencia, en un contexto –el del manicomio– que se especializa en anular esas potencias. En ese instante decidí que iba a ser el personaje que representase al hospital psiquiátrico.

Luego del estreno de “Fortalezas” Moacir se externó del manicomio por voluntad propia, algo muy inusual en pacientes crónicos, con largos años de internación. Además, me dijo que cuando había llegado a la argentina en 1982, había registrado una docena de canciones propias en SADAIC pero que las creía perdidas. Decidí investigar y efectivamente las canciones estaban. Este hecho, sumado al de su externación, me parecieron meritorios para encarar “Moacir” (2011), la segunda parte de la trilogía, donde vemos la aventura de Moacir, junto a Sergio Pángaro, grabando un disco con las canciones recuperadas. La película tuvo una muy buena repercusión de público y en festivales, habiendo participado en unos 50, ganando diversos premios y reconocimientos.

Mi vínculo con Moacir continuó fuera de la pantalla. Me conmovió verlo tan bien, sostenido en el tiempo, en su vida cotidiana. Así levemente se fue sembrando en mi cabeza la posibilidad de hacer una nueva y última película con él. Pasé mucho tiempo con esta idea germinando, porque tenía claro que de encararla debía ser algo completamente distinto de las películas anteriores y que a la vez, tenga autonomía propia como película.